¿Animales salvajes como mascota?

tigre

Destacaremos aspectos legales y de sentido común de por qué tener un animal salvaje como mascota es inconveniente.

Mascotas exóticas y normas oficiales

Sorprendió que hace unas semanas, en una exclusiva zona de Polanco, Ciudad de México, caminara despreocupadamente una señora con su exótica mascota: un tigre de Bengala cachorro.

No solo porque en ese contexto este tipo de felinos provocan y se vuelven el centro de la atención, sino por los riesgos a la integridad de los paseantes y las implicaciones legales de dicho cuadro.

Resulta que cuando la dueña de —a juzgar por el nombre— una tigresa cachorra llamada Milka fue apercibida por el exabrupto, contestó que tenía todos los papeles en regla y continuó su camino, dejando al tímido guardia de la plaza pestañeando.

tigre

Al cabo, las redes sociales, como es costumbre, se incendiaron. Fue una usuaria de Twitter, Zaira Porras (@ZaiPorras), quien expuso este argumento:

“En México es completamente legal tener de mascotas a especies exóticas. Siempre y cuando NO sean especie en peligro de extinción/en riesgo y, obviamente, cumpliendo una serie de requisitos”, publicó con base a la NOM-059-SEMARNAT-2010 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Luego la dueña del cachorro se dio cuenta de esta serie de tweets y dijo que “no era ilegal”. Acto seguido, bloqueó a Zaira de todas sus redes.

En efecto, se pueden tener mascotas exóticas siempre y cuando se adquieran por los medios lícitos que estipulan las leyes correspondientes, se mantengan en estricto confinamiento para evitar accidentes y no estén en peligro de acabarse. Pero por otro lado, el tigre sí se encuentra en la lista de especies en riesgo, véase la página 35, Anexo normativo III, de la lista de especies en riesgo de la Semarnat.

¿Cuánto cuesta un tigre?

Existen asociaciones para rescatar animales exóticos de coleccionistas privados y de circos y estas misma han dicho que el valor de un tigre como Milka oscila entre los 50 000 y los 200 000 pesos.

 

 

 

 

Juan Carlos Cruz │

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *