Las mascotas de una ciudad

monos

Lopburi, provincia de Tailandia, también es conocida como “la ciudad de los monos”.

Ciudad de monos

Antes de la llegada del coronavirus los macacos cangrejeros eran parte del encanto turístico de Lopburi, Tailandia, pues deambulaba principalmente por los templos de arquitectura antigua y eran socorridos por los visitantes, quienes les daban comida.

Resulta que con el devenir de la consabida pandemia el turismo que es fuente importante de ingresos mermó y en consecuencia los monos se quedaron sin fuente de alimento.

Lo que devino parece un episodio como sacado de la imaginación de Rudyard Kipling: un ejército de más de 8 mil changuitos se mudó a los alrededores en busca de comida, pero vandalizando donde llegaban. Ora acosaban a las damas con morderlas, ora cometían robos hormiga al de por sí golpeado comercio local, ora destruían las construcciones aledañas.

Por un lado, para los usos y costumbres budistas de esta región es perturbante hablar de sacrificar a los monos, por el otro, muchos comerciantes están cerrando por miedo al pandillerismo de los macacos en espera del regreso del turismo.

Algunos locatarios les han colocado enormes tigres y cocodrilos de peluche para ahuyentarlos, pero estos pronto se dan cuenta de que aquellos no son reales y contraatacan.

monos

Equilibrio

Más aún: los lugareños notan que las nuevas generaciones de monos cangrejeros están en decadencia genética debido a la pésima alimentación (especialmente de comida chatarra) y la depredación de sus hábitat, “antes su pelaje era brillante y grueso, permanecían en los templos y ruinas de la antigua civilización”, ahora su pelo es débil, son menos musculosos y más enfermizos y propensos a la hipertensión.

El ayuntamiento de estos lares ha comenzado la esterilización en masa, pero su captura no es nada fácil. El equilibrio que alguna vez hubo entre los humanos y sus mascotas los monos de momento está eclipsado.

Con información de Infobae.

Por Juan Carlos Cruz│

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *