Comportamiento felino: 3 datos para entender la interacción social del gato   

gatito

La relación humano-gato aún guarda secretos, más incluso si se trata de su comportamiento.  

Querer a las personas como se quiere un gato, con su carácter e independencia, sin intentar domarlo, sin intentar cambiarlo, dejarlo que se acerque cuando quiera, siendo feliz con su felicidad.

Julio Cortázar 

 La fiebre del michi  

La tendencia hacia el gusto y amor por los michis ha aumentado, pues a nivel nacional se ha registrado un incremento del número de felinos como mascota, superando la cifra de los perros. 

La convivencia con los gatos nos plantea la tarea de entender la marcada forma de interactuar con los humanos. Así lo mencionan los especialistas en comportamiento animal, ya que los gatos tienen una interacción social distinta a la de los canes.  

Sin embargo, de acuerdo con diversas encuestas, los tutores de los mininos consideran que los lazos emocionales con sus mascotas son equiparables a los sentimientos compartidos con los perros. Pese a ello, para muchos otros cuidadores sigue siendo un reto explicar el comportamiento felino. 

Aún queda mucha tela de dónde cortar en el comportamiento de los michis. Por lo anterior, los expertos comparten tres datos para entender e interpretar su interacción social. 

gato

3 datos para entender la interacción social del gato 

1. Los gatos son sensibles a las emociones humanas 

De acuerdo con varias investigaciones, el comportamiento felino se ve influenciado y responde según el estado de ánimo del ser humano. Por ejemplo, se descubrió que se acercan con menor frecuencia las personas con un estado de ánimo bajo o depresivo, mientras que los tutores que muestran ser alegres y extrovertidos tienen una mayor relación con sus mascotas. 

Los especialistas asociaron esta interacción social como respuesta de su instinto, ya que es sinónimo de desconfianza a su entorno. 

2. Los gatos adaptan su comportamiento de acuerdo con la calidad de atención que se les brinda. 

Subrayamos que ya existen estudios donde se demuestra que animales como cerdos, aves, monos, chimpancés y perros captan el grado de atención de los humanos. De esta forma, los mininos diferencian y modifican su comportamiento ante las personas atentas y desatentas. 

No me dejarán mentir: para los dueños de gatos es frecuente que los michis se acerquen y rueguen por comida, ya sea maullando, ronroneando, frotando su cabeza o mirando fijamente a su tutor. 

Dicen los expertos que los gatos no muestran preferencia por su dueño, sino por el grado de atención que se les proporciona. Quizá esa sea la razón y la respuesta de por qué los gatos se van por días o se mudan a otras casas.

3. Los gatos responden de forma similar que el perro ante algunas labores. 

Es importante señalar que el proceso de domesticación de los gatos y los caninos fue distinto, puesto que a los felinos no se les eligió para llevar a cabo tareas específicas. En cambio, sí sucedió con el adiestramiento del perro. 

No obstante, el paso del tiempo y la influencia del ser humano con la convivencia de estos animales fue suficiente para condicionar algunas capacidades felinas. 

Por ejemplo, se reportó en un estudio que los gatos leen la mirada humana para obtener información referencial con el ejercicio de esconder un juguete o comida (recompensa), siguiendo los señalamientos humanos. 

Otro estudio evaluó si los gatos usan la información emocional proporcionada por sus dueños sobre un objeto nuevo/desconocido para guiar su propio comportamiento hacia él. Se encontró que la mayoría de los gatos (79 %) exhibieron una mira referencial entre el dueño y el objeto, y, en cierta medida, cambiaron su comportamiento de acuerdo con el mensaje emocional dado por el tutor. 

gato

En razón de lo antes expuesto, las investigaciones sugieren que algunas de las capacidades de los felinos son aprendidas de forma similar a los perros. 

Los vínculos emocionales entre nuestras mascotas y nosotros parecen ser la mejor herramienta para interpretar las señales y su interacción social con el entono. 

La investigación al respecto todavía plantea interrogantes que parecen estar más lejanas, formándose en las filas de los misterios gatunos. 

Compártenos tu opinión, ¿crees que la relación humano-gato todavía guarda secretos? 

 

Por Leopoldo Morquecho │

 

 

Referencia

Thomas, L. (2020). “La interacción social de los gatos: cuatro datos para entenderla”. My animals. Recuperado el 29 de julio de 2020. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *