¿Por qué y cuándo castrar o esterilizar a los gatos?

Castrar o esterilizar a los gatos conlleva los siguientes beneficios a sus dueños.

 

Esterilizar a los gatos 

Por un lado evita la sobrepoblación de gatos callejeros, y por otro, los embarazos no deseados. La castración, tanto en hembras como en machos, reduce los niveles de hormonas, evita la frustración sexual que conlleva su instinto reproductivo y, entonces, su actitud mejora.

Las gatas equilibran su propensión a la agresividad o a la excesiva untuosidad. Los gatos dejan de orinar por doquier, moderan su agresiva territorialidad y su impulso de vaguear muy lejos de casa se apacigua. También hay pros en lo físico.

En las hembras disminuye el riesgo de padecer enfermedades en el útero y los ovarios. En el macho elimina las posibilidades de sufrir cáncer de testículos o prostatitis y hernias perianales, entre otras. Hay momentos recomendados para esto.  

esterilizar a los gatos

Cuándo

Sería cuando el michi cumpla alrededor de seis meses, antes de que llegue a su etapa de reproducción o madurez sexual. O bien, a partir de las ochos semanas de vida. Todo dependerá de la opinión de tu veterinario de cabecera.

En la intervención quirúrgica de la minina se retiran los ovarios y, en ocasiones, el útero. En la del micifuz, la castración implica la desaparición de sus criadillas. En ambos casos estarán como adormilados pero, como son naturalmente traviesos, procuraremos resguardarlos en casa por unos tres días (a posteriori, cualquier sangrado anormal, si lo hay,  debe revisarse por el especialista).

Después de la esterilización o castración gastan menos energías, se vuelven más sedentarios y aumentan su apetito, por ello los gatos deben de alimentarse con menos calorías. Todo lo anterior es, acaso, uno de los procesos más importantes que el arte de la gatomaquia exige a los dueños.

Juan Carlos Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *